miércoles, 26 de agosto de 2015

Caperucita

Bajo la silenciosa maquinaria que cubre el horizonte
la vida de cualquiera
por insulsa, exasperante y aburrida que pueda parecer
encierra en realidad su particular tragedia griega.

Entonces a qué tantos aires de grandeza Caperucita
con tu lobo imaginario y tu malogrado cazador.

No sería más prudente arrastrarte con humildad por el suelo
que pisa tu abuelita, la que con su exigua pensión
te brinda este jardín al que llamas bosque

Sigue quemando tu juventud las calurosas tardes de verano
mientras paseas tu ego en una cesta de cristal

manténlo a salvo de las alimañas que pastan
tras los muros de tu fortaleza y
siempre serás la reina de tu cuento,

Aunque a fuerza de repetir tu mantra:
¡qué ojos más grandes tienes!

terminarás viendo lo pequeña que eres.



1 comentario:

  1. El mundo es muy pequeño, todos somos muy pequeños , el ser humano es muy insignificante. Besos.

    ResponderEliminar